Bebés y Mascotas

doriHay dos cosas que me recondenan o recondenaban.

Una: nunca he entendido yo, por qué la gente tiene un montón de fotos de sus hijos cuando eran bebes. Son todas iguales, con décimas de segundo de diferencia y por qué se empeñan en enseñártelas todas. Y ahora con las cámaras digitales se traen el ordenador y te invitan a una sesión fotográfica de un modelo regordete, sonrosado, sin expresión, pues es pequeño. Tu les miras la cara de bobos diciendo ¡ mira, mira esta! Y esta, y esta y esta otra. Y tu ¡ooooh ¡ ¡que guapo! (mentira), ¡ que salao! (más mentira) ¿se parece a su padre? (mentira cochina).

Dos: jamás entendí la tontería tan profunda que debían sufrir las gentes que se dedican a hablarles a sus mascotas como si fueran humanos. Los ves por la calle y son autenticas conversaciones. Yo pensaba, están directamente tontos, ¡anda que a este le daba yo! Y un largo etc de comentarios para mi interior del mismo estilo.

Pues bien, la vida me dio hijos y me vi enseñando las fotos en serie a todas mis amigas y conocidos. Cuando me preguntaban por ellos, yo directamente le sacaba la foto que tenía en mi cartera, en mi móvil, en mi llavero, en mi coche, en mi agenda. Total iba “forrada” de fotos de mis retoños.

Más me ha dado la vida, pues me ha dado una mascota, a la que también hablo como si fuera humano, es mi gato, que yo llamo directamente golfo, pues no para en casa. Me sorprendo echándole broncas, más escandalosas que las que le doy a mi hijo adolescente. Ayer me sorprendí tremendamente en la calle viendo como me miraba un señor con cara de susto, mientras yo le advertía a mi gato de los peligros de la calle y la circulación del tráfico en hora punta.

Creo que ya he aprendido a no decir no, o a no decir “de esta agua no beberé”, pues al final me empacho de ella.


Series en Pareja

pit2

Hacía tiempo que no renegaba, pero este lo llevaba tiempo rumiando, sobre  la vida en pareja y del vicio a varias series, la vida en pareja se basa en compartir, el problema surge cuando lo que se comparte son series.

Yo soy muy impaciente, y si sé que ya hay nuevo episodio de una de las series que sigo, quiero verlo de inmediato,  pero si esa serie la ves en pareja, la cosa es mas compleja, y hay que esperar para poder verlo juntos,  por que si estas solo en casa, con unas ganas enormes de ver el episodio, te planteas verlo, lo malo es que  sientes como si estuvieras engañándola, te sientes como un cabrón por avanzar un episodio de Fringe a sus espaldas, y encima si al final eres una persona tan horrible, y lo haces… ¿se lo dices? ¿vuelves a verlo con ella, fingiendo que no lo has visto?… mejor no, por lo que esperas a que llegue y le preguntas si le apetece ver el siguiente capitulo… y entonces la peor respuesta posible; “hoy no que estoy muy cansada”, joder, llevas un par de días con la tensión enorme de saber que coño hay a la sombra de la estatua de cuatro dedos de Lost… y hoy no va a poder ser,  al final, al día siguiente, se alinean los planetas y SI!! hoy se puede ver un episodio, luces apagadas, sonido 5.1 Dolby churround, empieza el “Previously in”, llevas 10 minutos flipando como Dexter  se prepara para su siguiente víctima,  miras a tu derecha y… se ha dormido, que mierda es esa, has esperado dos días a ver el episodio para verlo juntos… y se duerme, y ahora que haces… ¿la despiertas? con la consiguiente discusión, te pierdes cinco minutos de diálogos subtitulados… mejor no, dejas que duerma, pero cuando estén saliendo los títulos de crédito y suene el “Next Wednesday on ABC” se despierta,y o bien se cabrea por haberla dejado dormir, o lo que es peor, te pregunta que ha pasado; ” ¿al final que es lo que tenia la paciente de House”? … y ponte a explicar ahora … uff, o bien le cuentas el episodio, con sus detalles, en plan: ” antibióticos de amplio espectro; recaída; Vicodin, biopsia;  recaida;  Vicodin;  inspiración; Fin”… algo mas detallado, o la opción que recomiendo y uso:  “Hubieses atendido”

house


Mis gafas de “ve” de cerca

doriDesde hace más de un año son mis amigas inseparables, mis mejores amigas. Yo he llegado a esa edad imprecisa en la que selecciono las amigas, pero estas me llegaron sin buscarlas. Son mis gafas de “ve” de cerca. Esas inseparables e incondicionales de mi vida.

Yo fui al oculista con la ilusión de algo pasajero, no para traerme unas gafas puestas de por vida ¡Pobre ilusa! Ya le dije yo, optimista toda, que me las pondría en “un por si acaso”, y el “por si acaso” cada vez es más común. Hasta el punto de que el otro día se me rompió un cristal y yo con el en la mano, parecía que asistía al acto más triste del mundo, casi quise llorar, me sentí agobiada, como si el mundo se viniera encima. Empezaron las taquicardias de pensar que como mínimo tres días entre voy y vengo tendría que estar sin ellas, sin leer, si trabajar en el ordenador, frotándome los ojos, sin ir de tiendas, ahora que llega el otoño y que por lo visto, y siempre según mandato de El Corte Inglés, tenemos que adorar el frio (¡que asquito!), porque ¡a ver! ¿Se han vuelto locos?: Los libros, cada vez tienen la letra más pequeña, ¿será para ahorrar en eso de cortar árboles? Los ordenadores, cada vez tienen como estándar letras más pequeñas, ¿será para ahorrar espacio? Las etiquetas de la ropa, bolso y complementos, tienen los precios cada vez más pequeños, que mas de una que yo conozco, se ha llevado una sorpresa a la hora de pasar la visa, ¡por muy oro que sea!. Las indicaciones de cualquier manual de cualquier aparato, medicina, etc cada vez están en “letrita” más pequeña. Como si no fuera difícil entender la nueva tecnología por sí misma, para aquellos que crecimos con la comba, el aro, la pica etc. Por no hablar de contratos, documentos en los que la “letra pequeña” ya no es una llamada, no, es todo el documento. Y ¡Ya puedes ya!, alejar el documento de tus ojos, estirando los brazos al infinito, que como no tengas unos Gadgeto Brazos vas lista. Yo ya tiro de las nuevas generaciones, o sea mis hijos, como mínimo, para la medicina. Cualquier día, en una de esas, aprovechándose y como quien no quiere la cosa, me mandan al otro mundo por sobredosis. ¡ Ah! ¡Yo no he sido, no me han visto, no tienen pruebas!, como dice Bart Simpson.

Yo entiendo que los lectores de Renegando en su mayoría jóvenes (y que deben andar muy ocupados empezando a vivir, pues no escribe ni Dios por aquí), sean adictos a la play, nintendo, MP4, ordenador de última generación, etc. Yo, me declaro adicta a mis gafas de “ve”. Pues sin ellas no veo ni “dos en un burro”.


Las Bolsas del Super

doriCualquiera diría que paso media  vida en los supermercados. Bueno, voy de vez en cuando, porque en casa tienen la mala costumbre de comer tres veces al día como mínimo.

Si los carritos esos de la compra son imposibles, que decir tiene, cuando llegas a caja, agotada y te encuentras con el problema de las bolsas. Si, las dichosas bolsas que nadie sabe como abrir, por lo menos con la misma velocidad que esa cinta transportadora escupe y escupe alimentos y artículos varios.

A ti, igual que a mí, se te acumulan, se apelotonan, se achuchan  las madalenas, crujen las cajas de huevos y tú, mirando por el rabillo del ojo ese desbarajuste, y venga a darle vueltas a ver por donde abre la bolsita de las narices. Unos opinan que si soplas se abre mejor, otros que si la frotas, otro que si tiras, otros que si buscas una esquinita con cuidado. Yo algunas veces he realizado todo el ritual completo, pensando en la cara de gili que debo tener haciéndolo todo seguido para nada  y no la he tirado al suelo y la he “pateado” de un milagro y nada, ¡que la bolsita no abre!. Cuando ya lo consigues, piensas, “¡como demonios lo hice!”, pues el carro Mercadona va lleno, a este paso no me voy yo de aquí ni a lo hora del cierre. A todo esto, la cola se hace mas grande, los otros, te miran con cara de pocos amigos, llevan prisa y tu sudando con las dichositas bolsas. Yo más de una vez le he preguntado a la cajera si dan cursos acelerados de cómo abrir estas bolsas. Después de muchos años, el otro día, una chica amable del Mercadona, me explico que si tiro de las asas por un lado y del borde inferior por otro, se hace un piquito arriba que te permite abrirlas con facilidad. ¡Diez en el máster acelerado de abrir bolsa del super! ¡Por fin!.


El duro proceso de volverse gordo

PitHace mucho que no escribo, y todo se debe a la metamorfosis que se está produciendo en mi cuerpo.
Empezó hace unos meses con las primeras pistas, cuando tu Madre/Abuela/Vecina te suelta frases como : “que sanote se te ve” , “como se nota la buena vida!” , “¿has cogido unos kilitos?… ¡Estas mejor así!“,  desafortunadamente no te tomaste esas pistas en serio, y la mutación es irreversible y visualmente muy dolorosa.

Más tarde te das cuenta que los pantalones que antes necesitaban cinturón, ese cinturón con vuelta y media y varios agujeros hechos por ti, te encajan perfectamente,  es después de eso, cuando te miras en el espejo y te das cuenta, es cierto, estás echando barriga, no mucha todavía, incluso crees que puedes deshacerte de ella, pero ¡NO!, es un proceso sin vuelta atrás, y contra el que no puedes hacer nada.

delgados

Pero el hombre es un ser vanidoso, y no quieres tener esa panza convexa que esta creciendo como si albergara un alíen dentro, por lo que tomas la primera medida importante: encoger barriga, decides sacar pecho y mantener la tripa en un estado de tensión brutal, el problema es que tarde o temprano tendrás que respirar con normalidad y todo  se desparrama alrededor del pantalón.

El siguiente efecto secundario de engordar es el sentimiento de culpabilidad, antes rara era la tarde que no visitaba al kioskero del barrio en busca de Fritos, Chaskis o Rufles yorkeso, ahora te comes un misero cacahuete y ya estás dramatizando en plan ¡OH DIOS… Por qué me hiciste tan débil, con tan poca fuerza de voluntad, POR QUEEÉÉ!!! y al final cedes a tus mas bajos instintos alimentarios y te comes la bolsa de nachos que estaba escondida en el rincón más oculto de la despensa por si vienen invitados, pero te prometes a ti mismo salir a correr más tarde, algo que ya sabes que no vas a hacer, pero hasta que confirmas que te has mentido a ti mismo, no te sientes tan culpable por esa maldita bolsa de Doritos.

La fuerza de voluntad es realmente el problema, intentar pedirte media tostada en el bar, en vez de una entera o un croissant relleno, es muy duro, intentar hacer ejercicio con regularidad, aún más difícil,  y cuando tu novia te suelta ” Pero si tú no estas gordo!! “, es definitivo ya sabes que vas a pasar de  ser el_maldito_pit a pit_el_gordo

gordo

El futuro pit_el_gordo

Como extra os dejo con un vídeo de Muchachada Nui con el gran Carlos Areces con el que me vi reflejado:


El Guarreras

laprianaCuando creía haberlo visto todo en televisión me sorprendo ingratamente con un despliegue chorreante de mal gusto, cuando creía que la sordidez había tocado techo con los programas de corazón abierto, de debates rellena tiempo, con periodistas partidistas a extremos enfermizos a cientos de kilómetros de la objetividad, con Patiños chupa sangres, ventila mierdas de la tontería, llega la culminación del mal gusto con un anuncio que, sinceramente no se que anuncia ¡de verdad, no se que intentan, pretenden o quieren vendernos! Nos lo ponen a la hora de comer o a la hora en que estamos empezando a digerir la comida, un tío sin escrúpulos vomita delante de todo el país, creo que el guarro entre los guarros, el rey de la mierda, se vende por un puñado de euros a cambio de enseñar parte de sus malas entrañas,… digo yo, que ya puestos pueden hacer una segunda parte con el guarreras que vende sus intimidades menos atractivas y sacarlo yéndose de varilla por la pata abajo y rematando con una buena limpiada rebanadora de segmentos adosados a esa zona por la que debería darle un burro salido y exageradamente superdotado, a el, a la madre que lo parió, al publicista que ideó el engendro y a los que aprobaron la idea…y de verdad, NO SE QUE ANUNCIAN, con manos temblorosas por temor a tardar demasiado, cambio de canal en cuanto aparece el careto del mierdoso. Intuyo que el mismo gesto, en el mismo momento lo hacen miles de personas ¿de verdad es necesario ese espectáculo lamentable para vender algo?

Anuncio buscado en YouTube como “anuncio vómito“:


Las vecinas son unas guarras

ivan2No os penséis que esto va en contra de todos los vecinos. ¡NO! Solamente va contra los vecinos/vecinas guarros, que son unos guarros.

Hay vecinos normales, que tienen perrito, lo sacan a pasear, vuelven, cierran la puerta del portal. Estos vecinos tienen niños con bicicletas, las cuales nunca dejan huella. A estos vecinos “normales” no se les nota, cuando manchan algo en el portal lo limpian e incluso tienen un sentido de la estética para/con los demás vecinos respecto con su domicilio.

Pero EXISTEN los vecinos GUARROS, que tienen perrito (se caga y dejan la mierda, ya sea en el portón o en su propio balcón), lo sacan a pasear (y se mea en la farola de abajo), vuelven (comiendo kikos y tirando la bolsa al suelo), y, por supuesto, no cierran la puerta del portal.  Estos vecinos tienen niños con bicicletas marca huellas, que van dejando la huella de la bicicleta por el portal, por el garaje, ¡¡¡¡¡¡POR LA PARED!!!!! GRRHHHHHHHH. A estos vecinos GUARROS sí se les nota, cuando manchan algo en el portal no lo limpian e incluso tienen un sentido de la estética para/con los demás vecinos (y ellos mismos) que roza el chabolismo urbano. 

También existen vecinos brutos, que cuelgan una máquina de aire acondicionado poniendo una canaleta de 3 metros desde la máquina hasta el agujero que han hecho en la pared (la canaleta, por supuesto, del color contrario al de la fachada para que se note más y el agujero de la pared necesitaría de una hormigonera para taparlo).

Después, seguro que a esta gente les ponen un bocadillo de  carne con tomate  con patatas fritas y lo deniegan por que no saben de donde viene la carne, cago en to.