Bebés y Mascotas

doriHay dos cosas que me recondenan o recondenaban.

Una: nunca he entendido yo, por qué la gente tiene un montón de fotos de sus hijos cuando eran bebes. Son todas iguales, con décimas de segundo de diferencia y por qué se empeñan en enseñártelas todas. Y ahora con las cámaras digitales se traen el ordenador y te invitan a una sesión fotográfica de un modelo regordete, sonrosado, sin expresión, pues es pequeño. Tu les miras la cara de bobos diciendo ¡ mira, mira esta! Y esta, y esta y esta otra. Y tu ¡ooooh ¡ ¡que guapo! (mentira), ¡ que salao! (más mentira) ¿se parece a su padre? (mentira cochina).

Dos: jamás entendí la tontería tan profunda que debían sufrir las gentes que se dedican a hablarles a sus mascotas como si fueran humanos. Los ves por la calle y son autenticas conversaciones. Yo pensaba, están directamente tontos, ¡anda que a este le daba yo! Y un largo etc de comentarios para mi interior del mismo estilo.

Pues bien, la vida me dio hijos y me vi enseñando las fotos en serie a todas mis amigas y conocidos. Cuando me preguntaban por ellos, yo directamente le sacaba la foto que tenía en mi cartera, en mi móvil, en mi llavero, en mi coche, en mi agenda. Total iba “forrada” de fotos de mis retoños.

Más me ha dado la vida, pues me ha dado una mascota, a la que también hablo como si fuera humano, es mi gato, que yo llamo directamente golfo, pues no para en casa. Me sorprendo echándole broncas, más escandalosas que las que le doy a mi hijo adolescente. Ayer me sorprendí tremendamente en la calle viendo como me miraba un señor con cara de susto, mientras yo le advertía a mi gato de los peligros de la calle y la circulación del tráfico en hora punta.

Creo que ya he aprendido a no decir no, o a no decir “de esta agua no beberé”, pues al final me empacho de ella.

Anuncios

3 responses to “Bebés y Mascotas

  • elmalditopit

    Uff, de esas tengo un montón, a la mínima suelto un “en la vida iré a…”, “jamas me pondré…”, “nunca pienso probar…”, al final siempre me tengo que tragar mi palabras.

  • Hera

    Bueno no, buenísimo. La verdad es que tienes toda la razón, nunca hay que decir de este agua no beberé porque nunca sabes. Si fuéramos un poquito más humildes por la vida, ¡qué bien nos haría!

    Un saludo,
    Hera

  • siguelashuellas

    Me parto Db…me he reído un montón. Será que yo también he caído en todos los tópicos, especialmente en hablar con mi Farony, tenía largas conversaciones explicándole porque no lo dejaba subir a la cama, porqué no debía arañarse las uñas en las puertas, preguntándole que es lo que le había sentado mal cuando tenía cagalera, que se recogiera de la terraza porque le iba a dar un golpe de calor(evidentemente en verano)…y sobre todo, en los últimos meses de vida, cuando se negó a comer, no dejaba de preguntarle que que le pasaba, que hiciera un esfuerzo, y todo esto se lo decía sentada en el suelo al lado de su cesta intentado darle de comer a la fuerza mientras él giraba la cabeza huyendo de la comida.¡Mira que somos raros los humanos! pero lo mejor de todo es que estoy segura que el gato me entendía perfectísimamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: