De bares y costumbres

boincboincEs una condición intrínseca al camarero. Todos lo hemos experimentado alguna vez. Es horror lo que me produce cuando voy a desayunar y me encuentro ese bar con 50 mesas y un solo camarero tomando notas, sirviendo desayunos, “limpiando” mesas, recogiendo cafés, vasos y mierdecillas varias dejadas por los clientes.

Uff el momento álgido llega cuando el camarero te retira la amalgama de cosas que hay sobre la mesa, ese cupón de la ONCE, obviamente sin premio, cortado en trozos metido en el té, varios cigarros apagados en los posos del café de el de al lado, restos de los azucarillos por toda la mesa y el tío lo recoge en un momento y saca ese arma mortal la “bayeta”.

Bayetas hay de muchos tipos, pues ese tipo siempre saca la mas asquerosa, la mas mugrienta, parece sacada de la mas sulfurosa, apestosa y húmeda caverna del averno. Le pega dos meneos a la mesa y no creáis que la seca no hombre eso se lo deja a los clientes ¡que así no se aburren mientras esperan el cafelito!.

Esto ocurre en la mayoría de los bares que conozco en ese momento comienzan las reacciones de los compañeros, el que lleva el periódico y lo restriega por la mesa, el otro saca varias servilletas y continua con su entrenamiento de artes marciales “dar cera, pulir cera”, el que se retira diciendo !Dios que asco…!, aunque no te creas, que también hay quien dice ¡anda que no es p’atanto!. También hay otra reacción que aun no llego a comprender totalmente, si hablamos con algún antropólogo seguramente encontrará la respuesta en los orígenes del Homo Sapiens, es esa en la que todos sabemos que la mesa ha sido mojada por esa bayeta pestilente pero siempre hay alguno que tiene que acercar la nariz para ver como huele ¡pues no ves que salen hasta vapores! déjalo no te acerque si quieres conservar mucho tiempo tus cinco sentidos.

Así que yo me declaro anti-bayetas apestosas de bar, si tu bayeta apesta deja mi mesa como está chaval.

Anuncios

10 responses to “De bares y costumbres

  • lapriana

    jajajajajaja…¡que bueno!

  • elmalditopit

    Y si esa es la bayeta de cara al publico, no quiero saber como estará la de la cocina.

  • Anchiano

    Es verdad, al final tienes que limpiar la mesa tu mismo con lo que mejor tengas a mano.
    Un saludo.

  • Ucho

    En cierta ocasión, cuando mi transcurrir laboral se desarrollaba trabajando de “camareta” en un local, un desdichado hombre tuvo la desgracia de sufrir un ataque epiléptico mientras se tomaba tranquilamente su café a 2 metros de mí. Eran las 5 de la tarde en pleno verano, y no había nadie mas en el bar. Pues bien…el hombre entró en trance y yo, haciendo acopio de todo lo aprendido durante mis largas sesiones de Urgencias y demás series hospitalarias, salté tras la barra, cogiendo lo primero que tuve a mi alcance para introducírselo en la boca, y así evitar que se mordiera la lengua mientras llamaba al 112.
    ¿Hace falta que os detalle la natureleza del objeto introducido? Pues si amigos…una ración de sucia y mugrienta bayeta baretil…..
    ARggggggaggggg!!!!!

  • elmalditopit

    Uff… Pobre hombre, lo tuvieron que tratar por infección además de por la epilepsia.

  • db

    Pero bueno ¿en que bares desayunas tu chiquillo?

  • BoinBoinc

    Pobre hombre ese organismo ya estaba lo suficientemente fastidiado como para meterle la dosis de microorganismos, virus y demás mugre de la bayeta. ¿No te denuncio después?. Cuidado con ayudas a los demás ya sabeis lo que le pasó al bombero. 🙂

  • siguelashuellas

    Todo esto se complica cuando con la susodicha bayeta limpian la mesa arrojando la porquería al suelo y cae sobre las sillas, y ya tienes que preocuparte de limpiar tu la mesa y las sillas, porque ellos dejan la bayeta encima de la mesa y se preparan para apuntar lo que vayas a pedir y los efluvios de la misma inundan el local.

  • titi

    jajajaj, que bueno el post por realista. Yo una vez estaba con una amiga en un bar y la camarera vino a limpiar la mesa, como no había espacio para pasar y poder hacer su trabajo, nos ofreció la “bayeta”, mi amiga y yo miramos a la chicha, después a la bayeta luego entre nosotras y debimos pensar lo mismos, porque metimos las manos debajo de la mesa y nos hicimos las locas. La otra pensaría ¡que les den a estas dos!, se fue con su “trapo” sin limpiar. Tuvimos que hacer uso de los sevilletas de papel, bastante más higiénico.

  • titi

    fe de erratas: dónde dice “chicha” debe poner “chica” perdóooooon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: