L´amour

angela.png Ante la proximidad del almibarado día de San Corte Inglés, perdón San Valentín, tengo “a huevos” el objeto de mi pataleta: renegar del enamoramiento, del amor. Me explico. No es el amor filial, el fraternal, el fruto de la amistad o el amor universal lo que me da yuyu. ¡NO! Se trata del amor romántico, el amor loco y ciego, ese estado de semiinconsciencia que mantiene al enamorado vagando como un fantasma por las horas del día esperando que se produzca el encuentro con el amado/a y cuando éste se produce, aturdida/o y torpe en su presencia, desear salir corriendo y a la vez pegarse a él, rozar lo patético, perder la usual agilidad mental, volverse obstusa/o, lenta/o, paralizarte, con constantes dudas, experimentar altibajos que motivan o desmotivan, la impaciencia o el desamor♥

¿Quién no se ha enamorado locamente alguna vez? ¿quién no ha experimentado esta sensación inesperada, espontánea y casi indomable, esa revolución de emociones distintas, las famosas mariposas en el estómago?

Buscando respuesta a la eterna pregunta qué rayos es el amor me he topado con la reseña de un libro titulado Ama y no sufras de Walter Riso. Este psicólogo clínico, famoso por sus manuales de autoayuda (que vende como rosquillas lo cuál refleja que el ser humano necesita apoyarse en una filosofía de vida, de andar por casa, que no ha encontrado con la misma evolución) entiende que “hay una etapa inicial en el amor donde se está en alerta, pero dura muy poco tiempo porque una vez que se entra en el enamoramiento (Cupido te ha clavado la flecha), la razón ya no funciona”. Añade que “las mujeres siguen sufriendo por amor igual que antes. Hay dos tipos de mujeres, las complacientes o geishas y las niñeras a quienes les gusta adoptar a los hombres. La mujer ha ganado en sus derechos, pero no ha conseguido una revolución afectiva” . Cómo siempre, a la mujer le tocó la peor parte♥

La antropóloga estadounidense Helen Fisher en su libro Por qué amamos, mantiene que “las dificultades y los peligros en la relación amorosa frecuentemente fomentan la pasión. Cosas como los obstáculos sociales o físicos avivan la efervescencia del amor, y las peleas o los rompimientos pasajeros pueden resultar muy incitantes. ¿Por qué sucede este fenómeno dificultad = atractivo?”. Y yo añado ¿Elegimos de quien enamorarnos? ¿Por qué a veces lo hacemos de Pepito si es un canalla, pasa de ti cinco pueblos, que ni te mira y te martiriza y no de Paquito que es un cielo y bebe los vientos por ti? ¿Por qué llegamos al ridículo, a perder la dignidad? ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo (Groucho Marx)? ¿Qué hay que hacer para desenamorarse? ¿Hay alguna medicina?

No tengo respuesta a ninguna de los anteriores interrogantes. Mi hermano, científico de profesión y espíritu, lo reduce todo a pura química. Y si el amor consiste en mezcla de feromonas, serotonina y endorfinas e instinto de supervivencia tendríamos a mano el remedio para el mal de amores: en laboratorio se elaboraría una fórmula magistral, por cuya patente las multinacionales farmacéuticas matarían (a la vista de las páginas y páginas de consultorios sentimentales cuyo tema central es el desamor), el cual, una vez prescrito facultativamente, se administraría cada ocho horas y ¡zas! ¡fuera enajenación mental! ¡Llega la lucidez! O quizás una vacuna, que más vale prevenir que curar♥

No obstante, cuando es correspondido, el amor es sublime: ¡Qué gustazo ver a mis amigos M. y M. como dos tortolitos hacerse arrumacos!. Y mi amiga MJ., profesional de primera, ocupadísima, sin momento para nada, que de pronto, sucumbe como una quinceañera y va flotando de la mano del hombre de sus sueños, le brillan los ojos como nunca, preciosa, y ha descubierto que tiene todo el tiempo del mundo si es para retozar en el hamman de la Plaza de la Soledad♥

Pero, ¡ay!, cuando no es correspondido ese estado trascendental se transforma en una pesadilla, una tortura que consume las energías sin sentido♥

Y como dijo Buda “el dolor es necesario, el sufrimiento es opcional”; así que realmente de lo que reniego es del sufrimiento que provoca el amor, cuando un amante no es amado, cuando el primero es invisible a los ojos del segundo o si no invisible, translúcido; o indiferente; o si la diferencia respecto a los demás es la diferencia misma. Pero reivindico el amor entre dos amantes a la vez amados, sin edad, por encima del tiempo y el espacio, sin momento, sin elección, el que vence dificultades, adversidades, el que te eleva hasta el paraíso y convierte la debilidad en fortaleza, el que crea héroes y heroínas. Podemos vivir felices sin amar, se puede vivir amando sin ser felices, pero vivir amando y ser felices es algo maravilloso. Y si se acompaña de la canción de Jarabe de Palo y Jorge Drexler Que bueno (Te abrazo, te aprieto, me duermo, te sueño, qué bueno, te quiero, que lo sepas, ¡déjame entrar en tus sueños!),… el cielo♥

Mis disculpas por ponerme tan cursi y caer en tanto tópico pero me lo pedía el cuerpo y de vez en cuando hay que darle un gustillo. Así que voy a atiborrarme de pelis ñoñas estilo Ghost,(droga dura) con una caja de kleenex al lado, a ver si me provoca un gran empacho y me curo de una vez♥

¡Y comprad un detallito a vuestras chicas! ¡No seáis tacaños y aflojad el bolsillo! Yo no hago regalos el 14 de febrero porque esta fecha es la excusa que a los grandes almacenes les faltaba para sacarnos los cuartos en este mes. Pero, en palabras de Groucho, “Estos son mis principios. Si no les gusta tengo otros”; vamos, que el que yo no haga regalos no significa que no esté abierta a recibirlos (aviso a navegantes: me encantan las rosas, da igual el color y la cantidad)♥

Anuncios

2 responses to “L´amour

  • DjHulk

    Muy buenas. A mi esto del amor romántico me parece una mentira y en general, me huele a chamusquina este tipo de gente que se enamora cada dos por tres, que habla del amor por aqui, el amor por allá, que va tocando la lira y que levita hasta darse “kokis” con el techo y luego son unos cabrones/as de tomo y lomo. Y los libros de autoayuda que has mencionado, son una tomadura de pelo para gente que no sabe llenar los vacios de su vida. De hecho, la gente que conozco que los lee no sacan ningún provecho de ellos (pero los siguen comprando) y sinceramente, ningún libro te va a enseñar a dejar de fumar o a vivir una vida plena sino es algo que quieras hacer de verdad. Y la voluntad, en esta vida, lo es todo, incluso en el amor, ya que, en mi opinión, el amor es un acto de elección como una casa, sobre todo para gente como yo, que ya pintamos canas.
    Hay una frase por ahi (precisamente de un libro de autoayuda creo, que alguien puso una vez en el messenger) que decía:
    “El amor inmaduro dice: te quiero porque te necesito” y
    “El amor maduro dice: te necesito porque te quiero”.
    Más claro agua.
    Saludos y feliz día de San Valentín a los que esteis enamorados y eso, que no es mi caso, afortunadamente (o no).

  • Bedid

    En todo de acuerdo contigo. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: